Quieres compartir esta publicación

Economía

La era de la desintoxicación

La era de la desintoxicación

Por Ignacio Ramonet

El fenómeno está creciendo. En nuestras sociedades desarrolladas, cada vez más ciudadanos están decididos a cambiar sus patrones de consumo. No sólo sus prácticas alimenticias son tan individualizadas que es casi imposible reunir a ocho personas alrededor de una mesa para disfrutar del mismo menú. Pero la pauta de consumo en general también y en todos los ámbitos: ropa, mobiliario, decoración, artículos de tocador y productos de higiene, hi-fi, fetiches culturales (libros, pinturas, DVDs, CDs), etc. Todas estas cosas que, hasta hace poco, se han ido acumulando en nuestros apartamentos como símbolos, más o menos mediocres, de éxito social u opulencia (e incluso, en cierta medida, de identidad), ahora sentimos que nos asfixian, nos saturan, nos envenenan. La nueva tendencia es reducir, despojar, suprimir, eliminar… En definitiva, desintoxicar. Desintoxicación, entonces. El crepúsculo de la sociedad de consumo -establecida en torno a los años 1960-1970- comienza y ahora estamos entrando en lo que podría llamarse la “sociedad de deconsumo“.

Las necesidades vitales de consumo siguen siendo enormes en los países en desarrollo y en las “zonas de pobreza” del mundo desarrollado. Pero esta realidad indiscutible no debe impedirnos observar el movimiento de “deconsumo”, que se está extendiendo con fuerza. Un estudio reciente [1] realizado en el Reino Unido indica que desde el inicio de la Revolución Industrial, las familias han acumulado bienes muebles a medida que sus ingresos han aumentado. El número de objetos poseídos que reflejan el nivel de vida y la condición social de las personas. Pero el año 2011 habría marcado un alto neto en nuestras sociedades desarrolladas, como si hubiéramos llegado a una especie de “punto álgido”. Desde entonces, este número de objetos ha ido disminuyendo constantemente. El fenómeno se asemeja a una curva en forma de campana, conocida como “de Gauss”, que es un incremento exponencial durante el aumento del nivel de vida, y luego, después de un período de estabilización, una caída vertiginosa en las mismas proporciones. Sería una ley general. Hoy en día, esto se confirma en los países desarrollados (y también en algunas áreas de opulencia en el Sur) y también parece anunciar la inevitable evolución que sufrirán los grandes países emergentes (China, India, Brasil).

La conciencia ecológica, la preocupación por el medio ambiente, el miedo al cambio climático y, sobre todo, la crisis económica y financiera de 2008, que golpeó con tanta violencia a los países más ricos, han favorecido sin duda esta nueva austeridad zen. Desde allí, y a través de las redes sociales, se han revelado muchos casos bastante espectaculares de desintoxicación anticonsumista, que han atraído a miles de seguidores en todo el mundo.

Este es el caso, por ejemplo, de Joshua Becker, un estadounidense que, hace nueve años, y su esposa, decidieron reducir drásticamente el número de bienes muebles que poseían para lograr tranquilidad. En sus libros “Living with Less” [“Viviendo con menos”] y “The more of Less” [“Más de menos”] y en su blog “Becker se vuelve minimalista” (www.becomingminimalist.com), Becker dice: “Limpiamos el desorden de nuestra casa y nuestra vida. Ha sido un viaje que nos hace descubrir que la abundancia consiste en poseer menos.” Y también dice: “Las mejores cosas en la vida no son las cosas.”

Pero no es fácil desintoxicarse del consumo y volverse minimalista: “Tienes que empezar despacio“, aconseja Joshua Fields Millburn, autor del blog TheMinimalists. com, “deja de comprar e intenta deshacerte de una sola cosa al mes, empezando por las cosas más fáciles de quitarElimina las cosas obvias, lo primero de todo lo que no necesitas: tazas que nunca usas, regalos horribles que has recibido, etc.”

Otros casos famosos de relatos voluntarios incluyen a Rob Greenfield [2], un estadounidense de 30 años, actor protagonista de la serie documental Free Way (Travelling Without Money, Discovery Channel) que, bajo el lema “Menos es más”, se deshizo de todo lo que poseía, incluida su casa, y ahora viaja por todo el mundo con sólo ciento once cosas que le pertenecen (incluyendo su yegua de cría…). O la de la diseñadora canadiense Sarah Lazarovic, que se dedicó a vivir un año entero sin comprar ni una sola pieza de ropa y que, cuando quería comprarla, simplemente la dibujaba. El resultado: un buen libro de bocetos titulado “Todas esas cosas hermosas que no compré”. Otro ejemplo es el desafío de Courtney Carver en su página web del Proyecto 333: invitar a los lectores a vestirse durante tres meses con sólo treinta y tres prendas (incluyendo ropa interior).

El caso de la bloguera francesa y Youtuber Laeticia Birbes, de 33 años de edad, forma parte del mismo proceso. Decidió no volver a comprar ropa nunca más. Dice: “Fui una consumidora compulsiva, víctima de las promociones, las tendencias y la tiranía de la moda; algunos días conseguí gastar quinientos euros en ropa… Si tenía problemas de pareja o dificultades con mis exámenes, me compraba frustraciones… Había acabado integrando perfectamente el discurso de los anunciantes: confundí sentimientos y productos… [3]. Hasta el día en que decidió vaciar sus armarios, para deshacerse de todo. Se sentía libre y ligera, libre de una insospechada carga mental: “Ahora vivo con dos vestidos, tres calzones y un par de calcetines.” Y da conferencias por toda Francia para enseñar la disciplina de “cero residuos” y consumo mínimo.

Consumir es: “consumir del consumo”. Es un comportamiento compulsivo; lo que importa es comprar, sin importar lo que compres. Vivimos en una sociedad derrochadora, y desperdiciamos mucho dinero. Frente a tal aberración, el “consumo minimalista” es un movimiento global, una disciplina que consiste en comprar sólo lo estrictamente necesario. El ejercicio es relativamente sencillo: basta con mirar lo que tenemos en nuestros hogares e identificar las cosas que realmente usamos. El resto es acumulación tóxica, veneno.

Dos periodistas argentinos, Evangelina Himitian y Soledad Vallejos, decidieron poner en práctica la teoría. Después de años de consumo imprudente y acumulación descontrolada, decidieron cambiar su comportamiento. Sabían que no compraban por necesidad. Por lo tanto, se han impuesto a sí mismos quedarse un año entero sin consumir nada más que lo indispensable. Y luego, con gran talento, contaron su experiencia [4].

No se trataba sólo de dejar de consumir, sino de desintoxicarse, de liberarse de los impulsos del consumidor. Los dos periodistas primero impusieron una estricta disciplina de desintoxicación: tuvieron que eliminar al menos diez objetos de sus casas cada día durante cuatro meses… Así que eso hace un total de 1.200 objetos retirados… Tuvieron que arrojar, dar, desnudarse… como una forma de purga, vaciado o ascetismo para llegar a la etapa superior de deconsumo: “En los últimos años, Evangelina y Soledad han analizado la forma en que se ha ido despertando en el mundo una nueva conciencia colectiva sobre cómo consumir. Esto permite controlar el abuso de mercado y destacar los puntos ciegos del sistema económico capitalista. Puede ser pretencioso, pero eso es exactamente lo que es: el capitalismo se apoya en la necesidad de crear necesidades y fabricar un producto para cada una de las necesidades creadas… Esto es particularmente cierto en los países más desarrollados, donde los indicadores oficiales miden la calidad de vida según las capacidades de consumo…”

Este cansancio cada vez más universal del consumismo afecta también al mundo digital. Una especie de desintoxicación digital también se está extendiendo, lo que resulta en el abandono temporal de las redes sociales. El movimiento de “ex-conectado” o “desconectado” se está desarrollando. Es una nueva tribu urbana compuesta por personas que dan la espalda a Internet y desean vivir fuera de línea, sin conexión. No tienen WhatsApp, no quieren saber nada de Twitter, no usan Telegram, odian Facebook, no expresan simpatía por Instagram, y casi no hay rastro de ellos en Internet. Algunas personas ni siquiera tienen correo electrónico, y si lo tienen, ni siquiera lo ven muy a menudo… Enric Puig Punyet (36), doctor en filosofía, profesor, escritor, es uno de los nuevos “ex-conectados”. Ha escrito un libro [5] en el que recopila los casos reales de personas que se han desconectado para recuperar el contacto directo con las personas y consigo mismas. “Internet participativo, que es el modelo en el que vivimos en su mayor parte, intenta hacernos dependientes -explica Enric Puig Punyet. Como en casi todos los casos, estamos hablando de plataformas vacías que se alimentan de nuestro contenido, necesitamos estar conectados continuamente. Esta dinámica se ve alentada por los teléfonos “inteligentes” que “nos obligan” a estar disponibles todo el tiempo para alimentar la red. Este estado de hiperconexión causa ciertos problemas, que ahora son obvios: reduce nuestra capacidad de prestar atención, concentrarnos e incluso socializar. La seducción de las tecnologías digitales es, en su mayor parte, creada por las empresas que buscan hacernos consumir y mantenernos conectados continuamente, lo que, como en otras áreas, es la base del consumismo. Cualquier acto de desconexión, total o parcial, debe interpretarse como una forma de resistencia destinada a reequilibrar una situación de desequilibrio [6].”

En Francia existe el derecho de los empleados a la desconexión digital. Se ha propuesto, en parte, como respuesta a los numerosos casos de agotamiento (sobrecarga de trabajo causada por el exceso de trabajo) detectados en los últimos años debido a la presión en el trabajo. Los empleados franceses, una vez que su día de trabajo ha terminado, pueden no responder a los correos electrónicos. Francia se ha convertido así en pionera en este ámbito, pero no se han eliminado todas las cuestiones relativas a la aplicación de la ley. Ciertamente, la nueva ley obliga a las empresas con más de cincuenta empleados a entablar negociaciones sobre el derecho a permanecer fuera de línea, es decir, el derecho a no responder a correos electrónicos u otros mensajes digitales profesionales durante el tiempo libre del empleado. Sin embargo, la ley no requiere un acuerdo y no establece un plazo para las negociaciones. Las empresas podrían simplemente escribir una guía de orientación sin consultar a los trabajadores. Pero la necesidad de una desintoxicación digital, la necesidad de salir de las redes sociales y tomar un descanso de Internet, es ahora aceptada.

La sociedad de consumo ya no seduce. Intuitivamente, sabemos que este modelo, asociado al capitalismo depredador, es sinónimo de despilfarro irresponsable. Objetos innecesarios nos han invadido y asfixiado. Están asfixiando el planeta. La Tierra ya no puede aceptarlo; los recursos se están agotando, incluso los más abundantes como el agua, el aire, los mares… Ante la ceguera de los gobiernos, ha llegado el momento de que los ciudadanos tomen medidas a favor del consumo radical.

NOTAS

[1] Chris Goodall, “Peak Stuff’. ¿Alcanzó el Reino Unido un uso máximo de los recursos materiales a principios de la última década?’’ http://static.squarespace.com/static/545e40d0e4b054a6f8622bc9/t/54720c6ae4b06f326a8502f9/1416760426697/Peak_Stuff_17.10.11.pdf

[2] https://mrmondialisation.org/rob-greenfield-le-forest-gump-de-lecologie/

[3] http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2178944/Sarah-Lazarovic-How-woman-saved-2-000-PAINTING-clothes-wants-instead-buying-them.html

[4] http://www.lemonde.fr/m-perso/article/2017/09/15/consommation-trop-c-est-trop_5186310_4497916.html

[5] Lire Evangelina Himitian et Soledad Vallejos, Deseo consumido, Sudamericana, Buenos Aires, 2017.

[6] Enric Puig Punyet, La gran adicción. Cómo sobrevivir sin Internet y no aislarse del mundo » Arpa, Barcelone, 2017.

 El artículo original puede encontrarse en el sitio web de nuestros asociados

Memoire des luttes


“Pour nos combats de demain, pour un monde plus libre, plus juste, plus égalitaire, plus fraternel et solidaire, nous devons maintenir vivante la mémoire de nos luttes”. Gunter Holzmann www.medelu.org

Publicado en Pressenza

Quieres compartir esta publicación

Pressenza
PRESSENZA – Agencia Internacional de Noticias Da visibilidad a noticias de Humanismo, No-Violencia, Derechos Humanos, Desarme y No Discriminación. PRESSENZA da visibilidad a las noticias, iniciativas, propuestas y escenarios ligados a la Paz, la No-Violencia, el Desarme, los Derechos Humanos y la lucha contra toda forma de Discriminación. Coloca al ser humano como valor y preocupación central y celebra la diversidad. Es así que propone un periodismo activo y lúcido que respete estas premisas esenciales, apuntando hacia la resolución de las crisis y conflictos sociales en todas las latitudes.

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas