Quieres compartir esta publicación

Tecnología

La importancia del diseño web para tu negocio

La importancia del diseño web para tu negocio

Internet se ha convertido en el medio de búsqueda de información por excelencia. Son miles los usuarios que cada día acuden a este portal para buscar productos y servicios, e incluso para informarse sobre una empresa o institución. Es en este momento en el que se hace latente la importancia de un buen diseño y desarrollo web profesional.

El sitio web es la carta de presentación de la empresa, es la cara fundamental del negocio en Internet. Por tanto, ha de reflejar siempre lo mejor de la misma. Es por eso por lo que en este ámbito es acertado pensar que la primera impresión es lo que cuenta. De este modo, un buen diseño web tiene un gran impacto positivo en los usuarios y, especialmente, en los clientes potenciales.

Por eso es muy importante que la información que se transmita a través de la página web sea clara, estructurada y atractiva. De hecho, el objetivo principal del sitio web de tu negocio es mostrar con claridad y sencillez el mensaje a los posibles clientes, y en eso reside el trabajo del desarrollador web.

¿Qué características no pueden faltar para tener un buen diseño web?

Para empezar a trabajar en un correcto desarrollo web es muy importante tener en cuenta que el diseño no debe imponerse sobre el contenido, aunque sí tiene que ayudar a hacerlo importante. Esto quiere decir que se han de evitar los elementos de diseño que puedan distraer al cliente. En resumen, los puntos que no pueden faltar en ningún diseño web y que son los que le harán a tu negocio destacar frente a la competencia son:

  • Consistencia: ésta sea quizás la premisa más importante. Un sitio web ha de seguir una línea de diseño: mismos colores, misma organización, etc.

 

  • Simplicidad: una página simple es mucho más efectiva que una página cargada, repleta de menús, sub-menús, botones, etc. Es importante ser limpio y sencillo.

 

  • Rapidez: cuanto más rápido cargue, mejor; esto es algo muy importante. Los usuarios no tienen paciencia para esperar a que un sitio web cargue, especialmente si tarda más de 3 segundos.

 

  • Navegación: este punto va unido al de simplicidad. Una página ordenada de forma lógica y sencilla facilita la navegación del usuario. Se ha de intentar que todas las páginas y secciones que aparezcan sean relevantes, que tengan una función específica. El usuario ha de encontrar de manera rápida y directa lo que quiere, se ha de evitar que deba ir entrando en enlaces, perdido, hasta encontrar lo que busca.

 

  • Llamada a la acción: éste es otro aspecto fundamental. Una vez hemos conseguido llamar la atención del usuario es el momento de orientarlo hacia la acción.

 

  • Colores: los colores son una parte imprescindible del marketing, pues cada color transmite unas sensaciones. Por tanto, los colores afectan en gran medida a la presentación de una página web. Es muy importante el saber qué colores escoger, pues más allá de escoger unos que casen con nuestra identidad corporativa y con nuestra filosofía de marca, debemos escoger unos que ofrezcan un buen contraste, para que se puedan distinguir bien las letras. Por ejemplo, se suelen escoger fondos claros y letras oscuras, para que la vista no se canse.

 

  • Tipografía: la tipografía es tan importante como los colores. Hay que utilizar letras fáciles de leer, que no estén muy cargadas; y con un tamaño adecuado, que no pequen de grandes ni de pequeñas. Has de utilizar la misma tipografía para toda la web para seguir manteniendo el estilo.

 

  • Imágenes y animaciones: intenta siempre escoger imágenes propias o de bancos de imágenes, pero evita por completo las animaciones y las imágenes con movimiento.

 

  • Pop-ups y anuncios: no has de abusar de estos elementos, pues son molestos y muchos navegadores incluso los bloquean.

 

  • Adaptar: otro punto imprescindible. El sitio web de tu negocio ha de ser responsive design; es decir, ha de adaptarse a todos los dispositivos, ya sean ordenadores, tablets o smartphone. Así, el usuario se sentirá cómodo y no tendrá una opinión negativa de la página.

 

  • Lenguaje de programación: sin duda, la clave del desarrollo web. Aunque existen distintos lenguajes, el HTML5 es el más utilizado en todos los sitios de Internet. Del mismo modo, debemos evitar el Flash para mejorar tanto el tiempo de carga como el posicionamiento en buscadores.

Con toda esta información, nos damos cuenta de que verdaderamente el diseño web de nuestra página web es muy importante. Éste será el encargado de hacer de intermediario entre el cliente y nuestro negocio, por lo que debemos asegurarnos de que el cliente potencial tenga una percepción positiva del sitio. Si seguimos estos consejos básicos, nuestra página web triunfará y conseguiremos atraer a muchos usuarios, quienes interactuarán más veces con la misma al sentirse cómodos en ella.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas