Quieres compartir esta publicación

España

La evolución de la custodia compartida en España

La elección de la guarda y custodia, ante un divorcio o separación matrimonial con hijos comunes, es un tema fundamental que debe asegurar siempre el desarrollo y el interés del menor. En este sentido, cada vez son más las ocasiones en las que se establece la entre los progenitores.

divorcio expres

 

“Si hace unos años la solución general en caso de separación o divorcio era la custodia monoparental (concedida normalmente a la madre), poco a poco las leyes y los usos se han modificado hasta llegar a un punto en que la custodia compartida es ya la solución preferida“, explica Elena Crespo Lorenzo, abogada de familia en Barcelona.

Así lo muestran los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) donde se puede ver que desde 2010 los casos en los que se opta por la custodia compartida no dejan de aumentar.

Concretamente, en el año 2016 (último año del que tenemos estadísticas oficiales) en el 28% de los divorcios con hijos se aplicó la guarda y custodia compartida por ambos cónyuges. Aunque todavía la opción de custodia otorgada únicamente a la madre sigue siendo la más frecuente.

La custodia compartida como opción principal

A través de sus Leyes Forales y otras legislaciones propias, algunas Comunidades Autónomas como Aragón, la Comunidad Valenciana, Euskadi o Navarra han establecido cierta prioridad a la custodia compartida, la cual ya se posiciona como la opción principal en los juzgados siempre que se cumplan unos requisitos.

En el ámbito nacional, también está ganando mucha fuerza y entre los abogados especialistas en Derecho de Familia ya es la opción más recomendada.

Pero Elena Crespo nos recuerda que “aunque la custodia compartida es ahora la fórmula que debe aplicarse prioritariamente según la jurisprudencia del Tribunal Supremo, ello no excluye en absoluto optar por la custodia monoparental cuando las circunstancias así lo requieran“.

¿Qué criterios tendrá en cuenta el juez para conceder la custodia compartida?

El Tribunal Supremo en el año 2009 estableció una seria de condiciones necesarias para valorar el establecimiento de la custodia compartida por un juez. Esto supuso un aumento del porcentaje de divorcios que lograban este tipo de custodia desde entonces.

Uno de los primero aspectos que se tienen en cuenta es la relación entre los padres, y la de estos con sus hijos. Juan Ignacio Oñós, de Jionos Abogados, indica que “los jueces tendrán muy en cuenta la relación existente entre los cónyuges, ya que si no existe buena relación difícilmente se puede compartir algo y menos un hijo”.

Por otro lado, el juez valorará también la situación laboral de los padres y la cercanía entre los domicilios de ambos cónyuges.

Todo ello con el fin de proteger y beneficiar al menor. Pero “el interés del menor no necesariamente ha de coincidir con su voluntad, debiendo valorar el juez su madurez y si sus deseos son propios del capricho o de influencias externas”, explica José Simarro, abogado en Murcia.

El juez puede incluso acordar la exploración del menor en los juzgados (especialmente cuando sea mayor de 12 años) o informes psicológicos realizados a las partes implicadas. No obstante lo anterior, si los padres alcanzan un acuerdo mediante un convenio regulador de forma amistosa se podrán evitar los trámites judiciales y será más fácil que cumplan lo pactado.

Quieres compartir esta publicación

2 Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas