Quieres compartir esta publicación

Economía

La Bolsa española sube animada por rumores sobre posibles inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales

La Bolsa española sube animada por rumores sobre posibles inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales

A pesar de la rebaja del rating que aplicó Moody’s a la deuda española en la noche del pasado miércoles y a que la rentabilidad de los bonos a 10 años se encuentra por encima del 6,90%, la Bolsa española cerró la semana con avances, impulsada por rumores de una inyección masiva de liquidez que ultiman los bancos centrales.

En la jornada del viernes pasado, tras una primera parte muy animada, el Ibex 35 perdió gas y amortiguo su resultado, como consecuencia de la mayor tensión advertida en el mercado de deuda en la recta final de la sesión.

El índice selectivo español cerró en 6.719 puntos, con alza del 0,34% en la jornada, lo que supone un avance del 2,55% en la semana y de algo más de un 10% en el mes. Esta importante revalorización en dos semanas es el factor que explica los síntomas de cansancio advertidos en la renta variable durante algunos momentos de la última sesión, máxime teniendo en cuenta que el domingo tendrán lugar las elecciones griegas, cuyo resultado sigue siendo un enigma.

Por otra parte, resulta un tanto sorprendente que estas recuperaciones de los precios de las acciones se produzcan precisamente en momentos en los que la rentabilidad del bono se ha aproximado en varias ocasiones a la barrera considerada de máximo peligro, el 7%. Por lo que únicamente puede deducirse que la noticia del acuerdo para rescatar o recapitalizar las entidades bancarias que los precisen ha servido para establecer un suelo, iniciándose un proceso de recuperación que, posteriormente, en los últimos días se han acentuado con las recompras generadas por sucesivos cierres de posiciones cortas.

Entre tanto, la prima de riesgo, que en las primeras horas del viernes rozó los 530 puntos, remontó posiciones y volvió a zona de máximos, por encima de los 550 puntos, sólo una hora antes del cierre; si bien, al final volvió a moderarse ligeramente y concluyó, prácticamente, en los niveles de la víspera, ya que quedó en 542,84 puntos.

Según nos explican desde esta noticia del Diario Negocio, los inversores no terminan de entender a qué espera el BCE para comprar deuda periférica. Este repunte de la prima de riesgo se relacionó con la noticia de que los expertos de Fitch habían empeorado sus expectativas sobre la economía española y preveían que el PIB se contrajera este año un 1,9%, frente al 1% que habían estimado con anterioridad.

No obstante, la Cumbre del G20, prevista para este fin de semana, ha generado cierto optimismo, pues aunque no se espera que se adopte ninguna medida importante que sirva para remediar los problemas europeos, si es muy posible que se sugieran disposiciones destinadas a frenar el efecto contagio generado por los incrementos de las rentabilidades de los bonos periféricos.

Una sugerencia que podría presionar a los lideres europeos para que a su vez convenzan a la autoridad monetaria de la zona del euro (que no hay que olvidar que en teoría es independiente del poder político) que reanude sus compras de deuda, al tiempo que, tal vez les decida a adoptar medidas urgentes para afrontar las posibles contingencias que pueden producirse en los próximos días.

En la sesión final de la semana aumentaron la volatilidad y el volumen contratado, a consecuencia del vencimiento trimestral de productos derivados. Así cambiaron de manos casi 5.000 millones de euros, de los que 3.106,2 correspondieron a operaciones de mercado abierto.

En el mercado del petróleo, el precio del barril de Brent se pagaba a 97,60 dólares, con un repunte del 0,44%, mientras que en el mercado de divisas el euro se anotaba un testimonial repunte y se cambiaba a 1,263 dólares.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas