La construcción de nuevos modelos de ciudad, que velen por la inclusividad social, la salud y la sostenibilidad medioambiental, es uno de los retos urbanos del siglo XXI a escala mundial. En este sentido, el huerto urbano ha suscitado un gran interés para afrontar estos desafíos.

Es en los años 60 y 70, en Estados Unidos, en un contexto de crisis financiera, cuando surgieron los primeros huertos urbanos como una respuesta del ecologismo al modelo capitalista y, desde entonces, esta práctica ha sido reproducida en Europa donde, actualmente, es una tendencia creciente. Sólo en España, se ha pasado de contabilizar 1.000 huertos urbanos en 2000 a 15.000 en 2017, coincidiendo su auge (2006-2007) con el inicio de la crisis económica.

En Cataluña los huertos urbanos también han proliferado con el fin de hacer más sostenibles las ciudades, así como por sus beneficios sociales y de salud, tanto físicamente como mentalmente, para quien los cultiva. Sin embargo, la creciente preocupación por la soberanía alimentaria y el control sobre los productos que se consumen están convirtiendo la agricultura urbana en una opción complementaria de provisión de alimentos locales, frescos y saludables.

Los huertos urbanos en Barcelona han surgido principalmente en los últimos 20 años; y sobre todo desde inicios del siglo XXI. Desde el año 2000 ha habido un crecimiento lento pero constante en el número de huertos urbanos en la ciudad, crecimiento claramente dirigido por la Red de Huertos Urbanos de Barcelona impulsada por el Ayuntamiento. Sin embargo, los huertos no institucionalizados empezaron a surgir desde el año 2002 y se fueron agrupando de forma más o menos laxa bajo La Red de Huertos Urbanos Comunitarios. Fue después del estallido de la crisis financiera mundial en 2008, y sobre todo con el movimiento de los Indignados en 2011, cuando las iniciativas “desde abajo” promovidas por los ciudadanos y los movimientos sociales alcanzaron un crecimiento sostenido e inundaron el tejido urbano. Este crecimiento se debe a la aparición de más huertos comunitarios y la creación del “Plan Buits” (vacíos) por el Ayuntamiento de Barcelona.

Actualmente, en Barcelona los huertos urbanos forman parte, desde 2012, de El Plan Verde y la Biodiversidad 2020, que reconoce la agricultura urbana como infraestructura verde que ofrece beneficios ambientales y sociales. La ciudad cuenta a día de hoy con más de 50 huertos, 13 más que en 2016, consolidándose así una clara tendencia creciente de esta práctica.

Los huertos urbanos en Barcelona se agrupan en tres categorías:

  • Red de Huertos Urbanos de Barcelona (15 huertos): huertos pertenecientes a un programa de participación del Área de Medio Ambiente destinado a las personas mayores de 65 años, con el objetivo de incorporarlos a actividades de mejora ambiental a través del cultivo de hortalizas siguiendo los principios de la agricultura biológica.
  • Red de Huertos Urbanos Comunitarios (23 huertos): son huertos autogestionados por un grupo de personas que tiene la voluntad de organizarse para gestionarlos. No dependen de ninguna administración y la mayoría nacen de la okupación de solares vacíos aunque alguno de ellos han llegado a acuerdos de uso con los propietarios del terreno.
  • Plan Buits (14 huertos): varios huertos de la ciudad pertenecen a este plan, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona en 2013. La iniciativa cedía temporalmente (por 3 años) y de forma gratuita terrenos municipales en desuso a asociaciones públicas y privadas sin ánimo de lucro con el objetivo de favorecer la implicación de la sociedad civil en la regeneración y dinamización del tejido urbano

5ª edición del Encuentro de agricultura urbana

Del 2 al 6 de octubre la ciudad de Barcelona acogerá la celebración de la ya 5ª edición del Encuentro de agricultura urbana, que tiene lugar anualmente para la divulgación del conocimiento y los beneficios de la agricultura en la ciudad. El encuentro tendrá este año como protagonista el compostaje comunitario urbano, pues incluirá por primera vez dentro del marco de sus actividades, la celebración de la “CompostFest”.

La jornada central se celebrará el sábado 6 de octubre, a partir de las 10:30 h, y contará con diferentes actividades que se celebrarán en la plaza de André Malroux en el barrio del Fort Pienc de la ciudad condal, junto con el “Mercado de Payeses” del mismo barrio.

El Encuentro de agricultura urbana se celebra cada año para la divulgación del conocimiento y los beneficios de la agricultura urbana entre los habitantes y otros agentes sociales de la ciudad. Se trata de una iniciativa única en Cataluña, de participación gratuita, impulsada por la cooperativa Tarpuna, que tiene la vocación de conectar a las personas y colectivos interesados por el cultivo urbano y generar una red de trabajo con el fin de promover esta práctica.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.