Quieres compartir esta publicación

Fútbol

En un excelente partido, Real Madrid y Valencia empatan a dos

En un excelente partido, Real Madrid y Valencia empatan a dos

Con dos goles de Marco Asensio por el Real Madrid y uno de Carlos Soler y otro de Kondogbia por los del Valencia, ambos equipos empataron en la segunda jornada de la liga española de fútbol.

La crónica del partido:

Ya lo dijo Marcelino en las horas previas. “No sería una sorpresa ganar en el Bernabéu”. Su mensaje, que en un principio parecía osado, caló hondo porque hay aires de renovación en Mestalla, el punto y aparte con lo anterior parece definitivo y el proyecto naranja necesitaba precisamente eso, valentía y arrojo, el empuje de líderes así para despertar a un gigante que estaba dormido. El Valencia va recuperando la fe poco a poco y partidos como el de ayer en el Bernabéu, en la casa del campeón, ayudarán a levantar otra vez su iglesia. El Madrid pluscuamperfecto bajó a la tierra de los empates, aunque mereció el triunfo de palmo a palmo. Sin delanteros no hay paraíso. Cristiano sigue sancionado, Bale desaparecido y Benzema falló tantos goles que podía ser Pichichi destacado. El mando lo tomó Asensio, que marcó dos golazos, el último de falta cuando el Madrid, muy nervioso con el arbitraje, había optado por la heroica. Le valió para salvar un punto. El Valencia salía vivo de nuevo de Chamartín.

El Madrid se pudo haber despistado en el inicio. Recogió el trofeo de campeón de Liga con casi 100 días de retraso (no es de las cosas más extrañas que suceden en España después de lo visto el sábado en Barcelona). A la ceremonia se unieron, en pantalón largo, los capitanes sancionados, Ramos y Cristiano Ronaldo. Junto a Marcelo pasearon la Liga, la Supercopa de Europa y la de España. No recomiendan este tipo de eventos antes de los partidos, pero ahí estaba Marco Asensio para coger el timón y evitar los mareos de éxito. Fernández Borbalán, uno de los enemigos favoritos del Bernabéu, había terminado de despertar a la afición madridista en los primeros minutos. Una mano de Vezo dentro del área, tras un rechace en el propio jugador, y una agresión a Isco, que el árbitro andaluz convirtió en falta del malagueño, caldearon el ambiente hasta que apareció el jugador mallorquín, centrocampista, delantero o lo que quiera ser según el dibujo de Zidane. Su límite es el cielo. Marco agarró el balón en mitad de la cancha valencianista después de un fallo en la recepción de Kongdobia. Avanzó hacia la frontal del área y convirtió a Neto en espectador de su prodigio. Marco, como Messi, hace fácil lo difícil con su zurda. El 1-0 (minuto 10) premiaba el mejor inicio del Madrid.

El Valencia, sin embargo, se repuso pronto del golpe. Gayá y Lato le hicieron un lío a Carvajal, Casemiro midió mal y dio dos pasos que abrieron el hueco por donde se coló Soler para batir a Keylor (minuto 18). Era el primer tanto encajado por el campeón en esta Liga. El partido volvía a empezar y se convirtió en algo realmente divertido. Al Madrid le penalizaba en los últimos metros la noche plana de Isco, al que vigilaba Kongdobia, y una delantera formada por Bale, con el que ya hay ‘run-run’ en el Bernabéu, y Benzema. El delantero francés pudo meter tres goles en el primer tiempo. Uno lo paró Neto, que se estiró bien tras una jugada que había nacido en un córner del Valencia. Otro lo mandó por encima del larguero desde el área pequeña, al no esperar el fallo del defensa, y el último fue un cabezazo tras una asistencia de Isco. Sí, era una asistencia. Las cosas de Karim. Isco también había perdonado delante de Neto por exceso de adornos, uno de sus viejos defectos. El Valencia, que había pasado apuros en esos últimos 10 minutos del primer tiempo, sobrevivía al descanso con la igualada.

El asedio blanco continuó en el segundo tiempo. Fueron 15 minutos en los que el Valencia se defendía con los 11 jugadores en campo propio, pero el Madrid seguía con su delantera de fogueo. A Benzema le dio tiempo a malgastar otro buen balón. El balón parado, a veces balsámico para el Madrid, era bien controlado por la defensa valencianista. Sin Ramos ni Varane, el equipo de Zidane es más sencillo de sujetar. Falto de delanteros y sin otros recursos, el Valencia fue sintiéndose más cómodo ante las acometidas del Madrid, cuyos jugadores se iban desquiciando.

Seguramente, Fernández Borbalán y su manera tan arbitraria de señalar las faltas contribuyó lo suyo. El crecimiento valencianista fue parejo al cansancio del equipo de Zidane, menos insistente ya. Primero avisó Zaza, que remató mal un cabezazo. Después Parejo hizo lucirse a Keylor. En el minuto 76, Kongdobia culminó una buena jugada de Rodrigo. El Valencia había esperado su momento para ponerse por delante después de tanto indulto del Madrid. A la desesperada, como tantas otras veces, el equipo blanco resucitó de sus miserias. El histórico empuje sirvió para la igualada, con otro tanto de Asensio, ahora de falta. El nuevo jefe del Madrid. Era el minuto 83 y el partido se volvió loco. A Benzema le dio tiempo de fallar otro gol casi cantado y de mandar un balón al palo. El Valencia, con el Madrid volcado, pudo desequilibrar el encuentro también. Zaza reclamó penalti. Sigue la pesca naranja en el Bernabéu.

Carlos Soler consiguió el empate momentáneo. Foto tomada de Marca.

Carlos Soler consiguió el empate momentáneo. Foto tomada de Marca.

El joven Asensio fue una de las figuras de la noche. Foto tomada de Marca.

El joven Asensio fue una de las figuras de la noche. Foto tomada de Marca.

(Noticia en construcción)

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas