Más de 102.000 parejas se dieron el “no quiero” en España el pasado año. La custodia de los hijos en caso de separación recae principalmente en las madres (65% de los casos). La custodia compartida se lleva a cabo en el 30% de las separaciones y tan solo en un 4% se asume por parte de los padres.

A lo largo del año pasado más de 100.000 parejas decidieron separarse e interrumpir su convivencia en España, lo que supone un crecimiento del 1% sobre las separaciones registradas en el año anterior. 

De estas rupturas, la inmensa mayoría (97.960) fueron divorcios, con un aumento del 1,2%. Hubo 4.280 separaciones, que descendieron un 1,7%  y solo 100 nulidades, con una caída del 14,5%, según la Estadística de Nulidades, Separaciones y Divorcios de España difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las Cifras sobre separaciones en España

Las cifras que maneja el prestigioso Despacho Altozano Pintado, abogados para divorcios en Málaga, reflejan que en España 2 de cada 1000 habitantes, se terminan separando.

El tiempo medio que permanecen juntas las parejas en nuestro país es de 16 años, con algunas diferencias importantes… desde los 6,5 años que pasan juntos de media las parejas que se disuelven por nulidad, los 16 de las que se divorcian y los 22 años de las que se terminan separando.

Separaciones con hijos de por medio

Sin embargo los problemas llegan cuando la pareja tiene hijos en común. Esta es la mayor preocupación en las parejas que se separan en España:

Cuando los padres se separan pierden muchas cosas importantes en la vida pero por encima de todo quienes pierden de verdad son los niños. Su estabilidad familiar tal y como la habían conocido hasta ese momento, cambia y esto siempre trae consecuencias. Lo importante es que ambos progenitores tengan una causa común por encima de todas las discusiones: que los niños sigan creciendo felices.‘ — Asegura el despacho de abogados en Málaga Altozano Pintado

En toda separación tenemos en cuenta dos aspectos fundamentales: La parte legal del proceso y la parte psicológica.

La parte legal de la separación

Lo más importante es explicar las diferencias que existen entre separación y divorcio, jurídicamente muy diferentes.

La diferencia entre ambos se encuentra en los efectos: 

  • Mientras que la separación no extingue el vínculo matrimonial el divorcio, sí. Una persona separada judicialmente no podrá contraer matrimonio de nuevo, en cambio una persona divorciada sí.
  • Además,  si dos personas separadas se reconcilian no precisarán contraer de nuevo matrimonio (ya que el vínculo matrimonial no fue extinguido).

Esto es algo a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión.

En esta parte legal es fundamental contactar con un buen despacho experto que asesore a la pareja sobre todos los puntos, como por ejemplo el asunto de la custodia (donde hay mucha confusión) y  el asunto de la pensión (acordada una vez establecida la custodia). 

La parte psicológica 

Todos coinciden en que esta es la parte más delicada. En caso de separación siendo los niños menores de seis años, ¿qué explicaciones dar?

Expertos psicólogos explican que ‘cuando una pareja se rompe, los cambios para toda la familia son evidentes. En estos casos, es esencial tener presente que la pareja se ha roto, pero que ello no debe implicar que también se rompa la familia. La familia se transforma pero no tiene porqué desestructurarse ni, mucho menos, desaparecer‘. 

Este mensaje es el que habría que transmitir a los niños, es decir ‘sus padres ya no son pareja, pero ellos, como hijos, van a conservar su familia y, con ella, la protección, el cuidado y el amor que ella le ofrece‘.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.