El Madrid gana en agónico partido al Athletic y se coloca líder de la Liga española

El Real Madrid se convirtió hoy en el nuevo líder de la Liga española de fútbol al vencer por 2-1 al Athletic de Bilbao en un tenso partido que se resolvió a ocho minutos del final con un agónico gol del suplente Álvaro Morata.

El Madrid gana en agónico partido al Athletic y se coloca líder de la Liga española

El encuentro, que cerró la novena jornada de la Liga española, tuvo de todo y el Santiago Bernabéu pareció durante muchos minutos un manicomio. Karim Benzema adelantó a los blancos, Sabin Merino igualó después y finalmente Morata consiguió un gol de oro para el Real Madrid.

El conjunto de Zinedine Zidane se aplicó en el comienzo del partido al conocer que el liderato estaba a tiro tras la derrota del Atlético de Madrid. Bien dirigido por Isco y Toni Kroos, encontró soluciones para superar la presión del rival y se adelantó pronto.

Su primer gol llegó a los siete minutos. Marcelo puso con la diestra un espectacular pase en largo hacia Isco, por el camino se cayó Saborit, el balón fue para Benzema y el francés marcó desde cerca.

Extrañamente, el tanto actuó como cloroformo para los blancos, que progresivamente fueron enredándose en la salida del balón. Una vez más, se vieron en dificultades para combatir la superioridad numérica propuesta por un rival en el centro del campo.

El Athletic, muy valiente, se fue encontrando más cómodo sobre el campo y no extrañó que empatara. A los 27 minutos, el Real Madrid cometió varios errores defensivos en cadena y por allí apareció Sabin Merino para poner las tablas. Era lo justo. Y eso que el equipo vasco se presentó con cinco ausencias importantes, incluyendo el goleador Aritz Aduriz.

Hasta el final no varió demasiado el escenario y el Santiago Bernabéu silbó tímidamente el desconcierto de los suyos. Con todo, el Real Madrid despidió la primera parte con una clarísima ocasión de Cristiano Ronaldo, quien se ofuscó en el área y prácticamente le regaló la pelota a Gorka Iraizoz cuando lo más fácil era marcar.

Siguió todo parecido en el comienzo de la segunda parte e Iñaki Williams pudo adelantar al Athletic en un nuevo error defensivo de los blancos, pero el joven delantero tiró muy alto en el mano a mano. El Bernabéu comenzaba a sentir algo más que preocupación.

A juzgar por los fuertes abucheos, los hinchas locales tampoco entendieron que Zidane quitara del campo a Isco para poner a Lucas Vázquez. El sustituido había sido de lo poco bueno del Real Madrid, que pasó a jugar con un 4-4-2 más definido situando a Gareth Bale como volante exterior. El conjunto blanco mejoró. A 17 minutos del final entró un aplaudido Morata por un silbado Benzema, un cambio vital.

Con cierto desorden, el Real Madrid pasó a asediar al Athletic y llegó el gol salvador para los locales a ocho minutos del final. Centró Bale, remató Morata, paró Gorka Iraizoz y el delantero blanco remachó a la red. Difícil lo tendrá Zidane para seguir justificando las suplencias de Morata, quien hoy le dio el liderato al Real Madrid.

El doble epílogo fue un clamoroso error de Varane que obligó a Keylor Navas a realizar una prodigiosa intervención ante Williams y el mano a mano más sencillo que habrá despediciado Cristiano Ronaldo en toda su vida. El portugués acumuló su cuarto partido consecutivo sin marcar en el Santiago Bernabéu, la peor racha de su carrera blanca. Morata robó la noche.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar