Quieres compartir esta publicación

Ciudades / Curiosidades / España

El genio de la botella existe y es una mujer

El genio de la botella existe y es una mujer
  • Tal vez existan energías y fuerzas naturales que aún desconocemos, pero el hecho de que no las conozcamos no significa que no existan.
  • Últimamente me he encontrado en las redes sociales múltiples casos de gente que asegura haber tenido mejoras de suerte fortuna, e incluso encontrar el amor de su vida, con practicas poco ortodoxas para ‘atraer’ a su vida los deseos.
  • Como me gusta comprobar las cosas, probé a realizar el ritual de moda en Internet y he quedado gratamente sorprendida.

 

Todos hemos oído en alguna ocasión la historia del genio que vivía dentro de una botella, aquella en la que quien encontraba la botella, la frotaba y aparecía un genio para concederle los tres deseos. ¿Podría existir algo así? ¿Alguna fuerza o energía no descubierta aún por la ciencia y que pudiera acercarnos a nuestros deseos? He podido encontrar algo así.

Hay quien dice que si los seres humanos solo tuviéramos cuatro sentidos y como especie nos faltase uno, por ejemplo el oído, entonces si alguien lograse oír de algún modo, todos los demás le llamarían loco cuando explicase cómo suenan las olas del mar o cómo suena el viento entre las hojas de los árboles de un bosque. Tal vez existan energías y fuerzas naturales que aún desconocemos, pero el hecho de que no las conozcamos no significa que no existan.

Últimamente me he encontrado en las redes sociales múltiples casos de gente que asegura haber tenido mejoras de suerte fortuna, e incluso encontrar el amor de su vida, con practicas poco ortodoxas para ‘atraer’ a su vida los deseos. Hay toda una legión en muchos países que practican la llamada Ley de atracción Estas personas basan su creencia (respetable como todas) en una serie de hechos poco frecuentes que les han sido favorables y que los achacan a una marca de licores que utiliza en su etiqueta para las botellas la silueta de la cara de una mujer que lleva una chistera y un monóculo triangular, y en el monóculo triangular se ve su ojo. Este hecho de un ojo dentro de un triángulo es desde hace siglos un símbolo de suerte, fortuna y creencias de todo tipo, pero en este caso además corre por Internet un ritual que lo une con el poder de las pirámides.

De de todos es sabido que a las pirámides le son atribuidas una serie de fuerzas energéticas y poderes. En esta ocasión el ritual al que se le adjudica el poder de la atracción es el siguiente: Dibujan un triángulo en un papel, colocan en los tres ángulos los números 3, 6 y 9. En los laterales las palabras ver, atraer y gracias. Y en el centro del triángulo colocan una botella de Eva Pímez 1920 con su etiqueta de la mujer con chistera y monóculo. Entonces se genera una especie de pirámide virtual cuya base es el triángulo dibujado y el extremo superior es la punta de la botella.

Según los expertos esotéricos lo que sucede es que al contar en la etiqueta con un ‘ojo de Dios’ dentro de un triángulo que a su vez sería el centro de esa pirámide, se proyectan y atraen fuerzas universales no controladas por la humanidad. La energía generada por el pensamiento, los deseos, las peticiones o las oraciones se proyecta de alguna forma que logra reconducir los acontecimientos para lograr lo pedido.

Por lo que una servidora ha llegado a deducir, es como una especie de antena para entrar en contacto con energías bondadosas dispuestas a ayuda. Hace tiempo que deje de aceptar o rechazar por sistema sin antes probar. He contactado con los distribuidores de la marca y han declinado hacer declaraciones. Igualmente en Eva Pímez 1920 no se han pronunciado al respecto y sólo han indicado que ellos se dedican a la fabricación de licores tradicionales de alta calidad a precios razonables.

Como me gusta comprobar las cosas, una servidora compró una botella de esta marca y probé a realizar el ritual de Internet con ella pidiendo un tema íntimo que hace tiempo que me inquietaba. He quedado gratamente sorprendida de cómo se han ido reconduciendo los acontecimientos de cada día para encaminarse a cumplir mi deseo, así que sólo puedo decir que el genio de la botella existe y es una mujer que se llama Eva Pímez.

Fuente: Marina Celada (Servi Press)

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas