Quieres compartir esta publicación

Empresas

Diferencias entre un buen y un mal logotipo

Puede parecer que el logotipo es un elemento sencillo y sin importancia, compuesto por unos simples símbolos, letras o dibujos, con colores, diferente tipografía y formas. Sin embargo, un logo no es solo un dibujo, sino que para que sea un buen logotipo debe de tener una serie de propiedades y de características.

Diferencias entre un buen y un mal logotipo

El logotipo es el elemento que más se reconoce y se recuerda de la imagen de una empresa y se encuentra presente en todas las acciones que lleva a cabo la compañía; en definitiva, es el elemento gráfico de la imagen empresarial, el símbolo de la empresa, la identidad visual y una parte esencial del marketing de una marca. Por esto es tan importante que tenga un diseño adecuado y que represente los valores de la empresa, que el logo esté bien diseñado y todo haya sido cuidado al mínimo detalle, con el fin de conseguir dar una buena impresión al cliente, una imagen de confianza y de respetabilidad; es decir, la imagen contraria que se daría con un mal logotipo. Para ello, lo más conveniente es contar con profesionales especializados en diseño para crear un logotipo adecuado. A continuación, se pueden encontrar los aspectos más importantes del diseño de logotipos y las características que debe tener un buen logo.

 

El logotipo debe de ser simple

La sencillez es uno de los elementos principales que debe tener el logo de una marca, ya que, de este modo, será mucho más fácil de recordar y de reconocer por parte de los consumidores y de los clientes potenciales. Por el contrario un diseño complicado y con mayor complejidad, es mucho más difícil de recordar y de captar.

Para conseguir un logotipo sencillo, lo mejor es utilizar solo los elementos que necesitemos y evitar recargar el diseño. Se debe emplear una tipografía simple y que se lea con facilidad, usar pocos colores e intentar no poner sombras o degradados, que harán que el logo se perciba con menor claridad.

 

El logotipo debe perdurar en el tiempo

El objetivo principal que se persigue a la hora de crear un logo, es que este no sea atemporal y que perdure el mayor tiempo posible. Por ello, es conveniente evitar las modas que imperan en el momento contemporáneo e intentar crear un elemento que sobreviva al paso del tiempo, puesto que de lo contrario, habrá que volver a diseñar el logo cuando pasen unos años y las modas hayan cambiado.

 

El logotipo debe ser coherente

Un logo debe tener coherencia con los valores y con la identidad de una empresa, ha de tener relación con su visión, su forma de ser, así como con sus servicios o productos como con los clientes a los que se dirige. Por ello, es necesario estudiar con todo detalle los elementos que lo componen antes de que salga a la luz, para evitar que alguno de ellos no coincida con la imagen que pretende dar la empresa. Antes de comenzar a pensar en el diseño del logotipo, conviene tener muy claros todos estos aspectos, que son el fundamento de la compañía.

 

El diseño del logotipo debe ser original

La originalidad debe primar en el diseño del logotipo de una empresa. Este ha de ser único y singular, porque la empresa también lo es y es su representación visual. Aunque el logo deba tener relación con el sector de la marca, no debe confundirse nunca con los demás logotipos que puedan tener otras marcas de la competencia. Por ello, es conveniente no admitir ningún logotipo que nos presenten antes de haber investigado los logos de la competencia y de asegurarnos de que no son similares a ellos y de que no van a dar lugar a confusión o a que nos acusen de plagio con una marca ya consolidada en el mercado.

En definitiva, se recomienda que el diseño se relacione con el sector al que pertenece la empresa, pero que a la vez sea original y único, para que capte la atención y sea recordado por los clientes potenciales.

 

El logotipo debe tener funcionalidad

Un buen logotipo debe ser funcional, es decir, ha de ser capaz de adaptarse a todos los soportes en los que pueda estar presente. Normalmente, los logos, al ser la identidad visible de una marca, se pueden ver en todo tipo de soportes, en soporte digital, en tarjetas, en carpetas, posters y cartas, entre otros. Por ello, antes de aceptar un determinado logotipo, se debe tener en cuenta que sea reproducible y que se pueda adaptar a cualquier tipo de soporte que se vaya a utilizar. Es conveniente, por ello, que antes de empezar a diseñar el logo, se haga una lista con todos los soportes en los que se tenga la intención de insertarlo.

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Ir a la barra de herramientas