Quieres compartir esta publicación

Fútbol

Copa del Rey: Leganés elimina al Real Madrid en el Bernabéu

Copa del Rey: Leganés elimina al Real Madrid en el Bernabéu

El Leganés vivió un sueño, el Real Madrid una pesadilla. En el derby copero de la capital española, los pepineros elminaron al 12 veces campeón de Europa con golazos, coraje y organización defensiva. Un disparo lejano de Eraso y un contundente cabezazo de Gabriel dieron la histórica victoria al club dirijido por Asier Garitano.

Los merengues se ahogaron en su propio estadio, a pesar de empatar mediante Karim Benzema. Zidane deberá cambiar muchas cosas ante de la llegada del PSG el 14 de febrero en octavos de Champions, de lo contrario al Real Madrid le espera un día de San Valentín horrendo.

Crónica del partido: Pepinazo para la historia

El Leganés celebra un histórico triunfo en el Bernabéu. Foto: Felipe Sevillano/ Diario AS.

El libro de la pequeña gran historia del Leganés se amplió con una victoria memorable en el Santiago Bernabéu, una que recordará siempre. Se saltó su enormes limitaciones y cualquier tipo de pronóstico, y remontó la desventaja de Butarque para meterse en semifinales de la Copa del Rey, allá donde nunca había pisado, tras vencer 1-2.

El campeón de la ilusión pudo con el campeón de Europa o lo queda de él. Había perdido la Liga y este miércoles tiró otro título por la borda cuando lo tenía todo a favor: el peso de su historia, la necesidad de apostar por un torneo que todavía podía disputar, la buena ventaja de la ida, la enorme diferencia presupuestaria, el nivel de su plantilla. La derrota, que retrata a los jugadores y a Zidane y su manera de afrontar el partido, fue una tragedia que le deja en una situación angustiosa, casi crítica: toda la temporada a una carta en la Champions. Igual ya no se levanta.

Se vio venir. Los aficionados del Bernabéu van a envejecer unos cuantos años en unos meses de esta temporada donde no terminan de reconocer a su equipo aunque vengan todos los partidos. A veces Zidane les confunde.

Con La Liga perdida, el entrenador francés se dedica a reservar jugadores, por ejemplo Bale o Carvajal, no digamos Cristiano, para apostar por un once sin jerarquía en el centro del campo, ni tesón en punta con el deprimido Benzema. A simple vista sonaba bien lo de Llorente, Isco y Kovacic en la medular.

La realidad es que nunca mezclaron bien. La inconsistencia de Achraf, que daba descanso a Carva, se fue convirtiendo en un problema mayúsculo con el paso de los minutos. Es joven el lateral marroquí, puede mejorar, pero resulta triste para él no ser capaz de hacer olvidar a un proscrito como Danilo. Con Isco con la chistera rota y su persistente tozudez para el adorno estéril y Asensio en el tono gris de las últimas fechas, quedaban las carreras de Lucas Vázquez y la triste figura de Benzema, que juega en casa con el viento en contra. Así se las gasta la peor afición del mundo. Silbar a uno de tus mejores jugadores, el que tiene que meter los goles, incluso antes de saltar al campo o cuando trata de volar en plancha para rematar un balón difícil al que finalmente no llega. En fin…

Zidane no convocó ni a Cristiano ni a Bale. Asensio, Isco y Kivacic no pudieron encontrar la tecla para romper la defensa pepinera. En la imagen: Isco, ante Gabriel y Bustinza. Foto: AP.

El Leganés tiró al palo en el minuto cuatro en una falta al borde del área botada por Beauvue y se fue asentando porque la táctica es sencilla en el Bernabéu: esperar a que el Madrid se vaya desordenando, pierda el hilo del juego y comienza a regalar la pelota. Le pasa a menudo. El equipo de Garitano, tan ordenado como siempre, fue manejando la bola y si no la tenía, se la regalaban. Así ocurrió en el fantástico gol de Eraso. La enésima torpeza en el pase de Achraf complicó la vida a Nacho, que no resolvió bien el acertijo. La recogió el centrocampista pepinero que se sacó un disparo extraordinario. Casilla se estiró, pero el balón buscó con tanto ahínco la escuadra que el portero catalán no llegó a rozar la bola.

El Bernabéu despertó para silbar a sus jugadores, pero esta vez con más razón. Aunque anda curado de espanto después de las visitas en Copa del Fuenlabrada y del Fuenlabrada (dos empates de su equipo), aún le quedan escrúpulos para no aguantar tanto disparate. De pronto, su equipo, impotente una vez más para terminar de un plumazo con la inercia del 7-1 del domingo, se había condenado a vivir en el alambre de la eliminación. Bronca.

Los jugadores del Madrid volvieron algo abatidos al césped para el inicio del segundo tiempo. Benzema hizo lo suyo por cambiar el gesto a su gente nada más arrancar en una buena combinación con Lucas Vázquez. La picó muy bien por encima de Champagne.

Pero el Leganés, lejos de rendirse, buscó el botín del segundo gol que era un tesoro tal y como iba la eliminatoria. Pudo marcar antes de que lo hiciera Gabriel de cabeza en un córner, quitándose de encima la tibia marca de Theo Hernández.

Zidane empezó a hacer la estatua en la banda con su equipo eliminado. Tardó 22 minutos en hacer los cambios. Su estoicismo fue asombroso pese a lo angustioso de la situación para los blancos con la Liga perdida y la visita del PSG en Champions. Se le vio superado. Salieron Modric y Carvajal. El Madrid empujó, pero sin sentido, sin cabeza, sin ideas, sin nada. Apareció Champagne para sostener al Leganés, que se defendió bien mientras iba palpando su sueño con las manos, mientras festejaba la gesta. Era su primera victoria en el Bernabéu, pero fue mucho más que un triunfo.

Copa de la Liga: Arsenal elimina al Chelsea y disputará la final ante el City

Los jugadores del Arsenal celebran la victoria de local que les dio el pase a la final de la Copa de la Liga. Foto: AFP.

El Arsenal jugará la final de la Copa de la Liga ante el Manchester City tras ganar 2-1 al Chelsea en el partido de vuelta de las semifinales. Eden Hazard puso por delante a los Blues a los seis minutos de partido pero los Gunners hicieron valer el factor campo para remontar el encuentro con goles de Rudiger (en propia puerta) y Xhaka y reservar un billete en Wembley.

El 0-0 de la ida obligó a los dos equipos a salir al césped con el pie en el acelerador desde el pitido inicial. Conte, a falta de Morata y Cesc Fábregas, mantuvo un 3-4-3 con Hazard, Willian y Pedro liderando el ataque. Wenger, ya sin Alexis Sánchez y sin la posibilidad de alinear a Mkhitaryan, se encomendó al talento de de Ozil y Wilshere para intentar llevarse la eliminatoria.

Sólo hicieron falta 15 minutos para ver más fútbol y más goles que en los 90 minutos de tostón la ida. Pedro mandó el primer aviso de los Blues al disfrazarse de Morata para cabecear a la red un gran centro de Azpilicueta. El árbitro lo anuló por fuera de juego pero el Chelsea ya dejó claro lo que venía. Del susto de la defensa del Arsenal a la ‘muerte’ apenas pasaron dos minutos. El propio Pedro filtró un pase entre los centrales y Hazard se encargó del resto para batir a Ospina en el mano a mano.

El gol fue tan positivo para el partido como para el Arsenal. El equipo Gunner respondió con entereza y antes del cuarto de hora ya ha había logrado el empate. Monreal cabeceó un córner sacado por Ozil y el balón se coló en la meta Caballero después envenenarse al al golpear la cabeza de Rudiger.

El encuentro transcurrió desde ahí hasta el descanso con muchos saltos y sin un dominador claro. El segundo gol se mascaba y Ozil estuvo cerca de conseguirlo justo con un disparo a ras del palo ante de que ambos equipos se fueran a los vestuarios.

El paso por las duchas sirvió de acicate para que ambos equipos volvieran a exprimirse en las primeros minutos de la segunda parte. Hazard amenazó con el 1-2 pero Xhaka fue el finalmente el que consiguió el segundo tanto del partido en la otra portería. Lacazette se coló hasta la cocina Blue, hizo el pase de la muerte y el centrocampista Gunner la mandó a la red en la posición del nueve.

Conte buscó resucitar al Chelsea con las entradas de Batshuayi y Zappacosta por Pedro y Moses. Wenger respondió retrasando a Elneny hasta el puesto de central para defender con cinco y matar el partido al contragolpe. Iwobi tuvo entonces el 3-1 pero tembló en el mano a mano con Caballero y dio otra vida a los Blues de cara a los minutos finales. Entonces, el Chelsea se volcó con todo pero el Arsenal supo poner el cerrojo para mantener el 2-1 y sellar el pase a la final de Wembley. El City ya le espera.

(Información de MarcaAS)

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas