A pesar de que todavía parece estar muy lejano el invierno, es buen momento para ir pensando en que las bajas temperaturas harán que las calefacciones de los hogares funcionen a pleno rendimiento durante estos fríos meses que apenas están a semanas. Todos los expertos, como los profesionales de TermProtect, advierten de que algo tan importante como mantener la calidez del hogar durante los largos meses de duro invierno no se consigue solo a base de mantener la alta temperatura del termostato, sino optimizando el uso y funcionamiento de las calderas, termos y demás aparatos.

¿Cuáles son sus trucos?

Mantener la temperatura deseada en una vivienda no depende únicamente del tipo de vivienda, del tipo de calefacción, de los radiadores o del termostato. Hay otras variables a considerar.

Serán otros los elementos claves que harán que el calor generado por la calefacción permanezca en el hogar y no se disipe. La carpintería exterior que garantice el mejor de los aislamientos térmicos es vital, ya que se estima que unas ventanas no aislantes son responsables de la pérdida de un 25% de la energía calorífica de las viviendas unifamiliares, dato este que aumenta hasta un 45% en el caso de los bloques de pisos. Por ello, el cambio de ventanas por unas más energéticamente eficientes es en ocasiones la solución más acertada, a pesar de que a priori supone un desembolso de dinero importante, a lo largo del tiempo supondrá un ahorro importante en calefacción y, sobre todo, del bienestar dentro. De hecho, estudios recientes han demostrado que gracias a la renovación de las ventanas se puede llegar a ahorrar hasta un 70% en la factura de la calefacción.

Además del consejo anterior desde TermProtect indican que es importante comprobar si las puertas y ventanas antiguas cuentan con un aislamiento adecuado para buscar, si no es posible cambiarlas, soluciones económicas que mejoren y eviten la fuga de calor como burletes, espumas o incluso siliconas.

Por último, cabe señalar también, que las persianas constituyen un elemento muy importante en lo que a aislamiento térmico y también acústico se refiere, por lo que contar con unas buenas persianas se convierte en requisito indispensable a la hora de ahorrar en calefacción, debiendo permanecer cerradas durante las horas más frías y abiertas durante las horas de luz solar.

Y ahora que el ahorrar en calefacción ya no es un secreto solo resta esperar a que llegue el frío invierno y poner en práctica estos consejos que sin duda harán que se disfrute de la calidez del hogar sin la constante preocupación de pensar a cuánto ascenderá el recibo de la calefacción el mes siguiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.