Quieres compartir esta publicación

Fútbol

Champions: Sevilla y Manchester United empatan a cero; Shakhtar derrota 2-1 a la Roma

Champions: Sevilla y Manchester United empatan a cero; Shakhtar derrota 2-1 a la Roma

No hubo goles en el Pizjuán y la eliminatoria entre Sevilla y Manchester United está abierta. Por otro lado, en Metalist Stadium de Ucrania, el Shakhtar Donetsk remontó el gol del turco Cengiz Ünder y mediante las dianas del argentino Facundo Ferreyra (51) y del brasileño Fred, veinte minutos más tarde, se impuso ante la Roma.

Dos goles del argentino Ferreyra y el brasileño Fred pusieron al Shakhtar por delante (2-1) tras remontar el gol romano del turco Cengiz Ünder, que sigue su racha en este último mes. Los ucranianos remontaron el 0-1 con una gran segunda parte utilizando su gran poderío atacante ante una Roma que se vio superada en esos segundos 45.

El choque tuvo dos mitades muy diferenciadas. En la primera, el dominio fue alterno, pero la Roma cazó un gol que puede ser salvador. En la segunda, los locales fueron muy superiores, remontaron y pudieron aumentar el botín de cara a la vuelta.

El partido menos mediático de los ocho octavos de final tuvo, al principio, un protagonista anónimo, pero esperado, por su trayectoria en estos últimos partidos: el citado Cengiz Ünder, autor del tanto romano, que pone, aun perdiendo, a su equipo más cerca de los ochos mejores de Europa.

El joven extremo turco de 20 años llevaba una racha increíble con su equipo: tres victorias consecutivas en Liga, contribuyendo con cuatro goles, una asistencia y un penalti en los triunfos sobre Hellas (0-1), Benevento (5-2) y Udinese (0-2). Ayer repitió gol, pero no triunfo. Antes de esta derrota, la Roma había resucitado (tres triunfos ligueros) tras siete partidos sin ganar.

La artillería brasileña de los ucranianos, que siguen jugando en el exilio de Kharkiv, empezó a funcionar mejor tras el gol del argentino, exBanfield, Facundo Ferreyra (1-1), que marcó un buen tanto en un balonazo al espacio. En esa segunda parte, siguió la fiesta para los ucranianos con el golazo de falta directa de Fred (2-1), un resultado que hizo sufrir a los romanos hasta el final del choque. De hecho, en el último segundo, Bruno Peres salvó el 3-1 en la línea de gol de forma milagrosa.

Habrá que ver en el Olímpico si la pujanza y los goles del ‘Dybala turco’, como apodan a Ünder, le valen a los italianos para meterse en cuartos. Eso sí, el último gran descubrimiento de Monchi terminó en el banquillo tras encajar el 2-1. Tras disputar sólo 410 minutos en Serie A hasta enero, la Roma confía en seguir exportando su buen momento a la Champions junto al bosnio Dzeko y compañía. Roma dictará sentencia.

Todo por definirse en Old Trafford

El Sevilla ha tenido en su mano el acudir a Manchester con opciones más que importantes para meterse entre los ocho mejores de Europa de haber tenido una mejor puntería o de no poseer el United a uno de los mejores porteros del planeta, un David De Gea que es el mejor diablo del equipo de Mourinho. Salvó un gol cantado a Muriel. Inverosímil. El equipo nervionense fue superior, pero el plan del entrenador visitante se cumplió como había pensado. Ahora el teatro de los sueños dictaminará el equipo que se mete en cuartos de final. El Sevilla llega con vida, que no es poco, aunque tras el partido de ida la sensación de frustración es lógica.

Nadie quería arriesgar más de lo debido. El partido de vuelta estaba en la mente de todos cuando empiezan a rodar cabezas en la Champions. Mourinho salió con precauciones, dejando a Pogba en el banquillo y colocando a McTominay en el equipo titular. El joven escocés tenía la labor de taparle los ojos a Éver Banega. El entrenador portugués sabía las virtudes del conjunto nervionense y quiso taparlas de alguna manera, aunque no pudo en el primer periodo. Banega tuvo una gran conexión con Correa en pases en diagonal, saltándose el paso por Mudo Vázquez, que estaba en un bosque de piernas que le impedían lucir como de costumbre. Montella sólo le pedía a los suyos que no se descubrieran sin motivo, que fuesen a presionar cuando vieran la opción de robar.

El plan de Mourinho se vino pronto abajo con la lesión de Ander Herrera. Pogba saltaba al campo. Pese al nombre de unos y otros, o el precio que se pagó en su día por el francés, el técnico del equipo británico se fía más del centrocampista español, que lee mejor los encuentros y sabe las vigilancias que desea su jefe. Pogba es un alma libre y así se movió durante esa media hora del primer periodo. El cambio, por tanto, benefició al Sevilla. Sin embargo, en esos minutos, tras el buen inicio sevillista, el United comenzó a enseñar los dientes. Alexis, que jugaba su primer partido de la Champions, trataba de entrar en juego constantemente. Abandonó la banda izquierda, donde Jesús Navas le venció en dos o tres duelos. La primera vez que se fue al centro le puso un centro por encima de la defensa a Lukaku, pero el belga lo mandó alto. Eso sí, la primera ocasión había caído del laso sevillista con un latigazo lejano de Jesús Navas.

Montella vio el despiste del Manchester en ese tramo del primer periodo y espoleó a los suyos. Banega buscaba a Correa y el 11 tuvo un par de oportunidades importantes, sin saber definir, como le suele ocurrir. El partido no dejaba de ser físico. El Sevilla tenía la consigna de parar cada contragolpe del United, donde son letales y tanto Mercado como Banega se jugaron la amarilla. La vio N’Zonzi y Alexis. En los últimos minutos del primer acto llegaron las mejores ocasiones para el Sevilla. Ahí aparecería un monstruo llamado David de Gea. El portero titular de España en el Mundial demostró por qué en la Premier es considerado en semidios. Primero le sacó un remate de cabeza a N’Zonzi tras chilena de Mercado. Un minuto después, en el tiempo de alargue, Navas colocó un centro al borde del área pequeña para que un Muriel, totalmente solo, rematase de cabeza a bocajarro. Todo el estadio se llevó las manos a la cabeza al no entrar ese balón. Una de las paradas de la Champions. Qué portero tiene España y qué oportunidad desperdició el Sevilla de ponerse por delante.

El Sevilla regresó de vestuarios animado por esos últimos minutos. Se volvió a lanzar a por el United, pero ahora sí le faltó ese último pase que si encontraba en el primero periodo para meterse dentro del área. Sobre todo porque Luis Muriel no estuvo acertado en la toma de decisiones. Pases o disparos precipitados. Le pesaba al colombiano ese gol que le sacó De Gea cuando todo el Sánchez-Pizjuán cantaba gol. Mudo Vázquez sí encontró en este inicio contacto con la pelota. Y el conjunto nervionense cogió vuelo. El United quiso discutirle la posesión de balón unos minutos, pero desistió. Mourinho sabía que el Sevilla es peligroso en ataque posicional, pero mucho más corriendo y no deseaba que los locales tuviesen campo, con gente como Correa y Muriel, siempre a la espera de encontrar un resquicio en la defensa rival.

Y en ataques posicionales trataron de desgastar al United los nervionenses. Como el agua con la roca, tratando de erosionar más por la insistencia, que por la claridad de las ocasiones. El Sevilla se veía dueño y señor y trataba de demostrarlo. Lo más claro llegaba por el balón parado, debido a que Mourinho colocó dos líneas muy juntas cerca de su área. Era un muro, al estilo Chelsea con el Barcelona el martes y tratando de correr cuando la situación era propicia. Y, además, jugando con el desgaste de ese once que Montella no mueve ni con agua hirviendo.

Lukaku, Pogba y Alexis comenzaban a ganar en protagonismo. Las líneas del Sevilla no estaban tan juntas, tanto por el desgaste como por esas ganas de sumar un gol que podía ser fundamental. Mourinho movió su ataque dando entrada a Rashford y Martial. El portrugués veía que era el momento de dar una puñalada. Y le tocó sufrir a los locales. La grada apretaba por miedo a lo que podía pasar. Y Lukaku dio el susto de la noche, con un gol anulado tras controlar entre el hombro y el pecho.

Los últimos minutos fueron de infarto. Sandro la tuvo, con posterior caída de Navas, que reclamó penalti. En la contra, sin el palaciego haciendo la cobertura, Martial se midió a Mercado y su centro, en segunda jugada, lo envió Rashford cerca del palo de Sergio Rico. Se la jugaba más el Sevilla, porque un gol dejaba al equipo nervionense en la cuneta.

Under fue el goleador del conjunto romano. Foto: @OfficialASRoma.

Sarabia y Mourinho, el hombre que lo hizo debutar con el Madrid. Foto: @ChampionsLeague.

Muriel y Smalling disputan un balón. Foto: @ChampionsLeague.

(Tomado de Marca)

Publicado en cubadebate

Quieres compartir esta publicación

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas