Beckenbauer le temía a Maradona, dice Matthäus

Beckenbauer le temía a Maradona, dice Matthäus

De repente, Matthäus lanza una fecha: 24 de marzo de 1982. “Seguro que no saben de qué hablo.”. Se divierte haciéndose el enigmático, pero enseguida revela por qué ese día está clavado en su carrera: “Fue la primera vez que enfrenté a Diego, éramos tan jóvenes. Argentina y Alemania empatamos 1-1, en River., faltaba muy poco para la Copa de España.”. Justamente los mundiales les reservarían dos capítulos muy especiales. ¿Cuántas veces se repitió la final de un Mundial a otro? Sólo una: Argentina-Alemania en México 1986 e Italia 1990. Maradona vs. Matthäus, 180 minutos y mil historias.

-¿Te dejó algún aprendizaje haber perdido la final del 86?

-Claro: nunca hay que cambiar tu estilo de juego. Y nosotros cambiamos nuestro sistema porque Franz Beckenbauer respetaba demasiado a Maradona. Y por cambiar, los primeros 60 o 70 minutos jugamos a algo a lo que no estábamos acostumbrados. Después volvimos a nuestro estilo y logramos meternos de nuevo en el juego.

-¿Hubieses preferido no marcar a Maradona en el Azteca?

-Seguro. Aquel fue el Mundial de Maradona. No recuerdo que algún jugador haya dominado tanto un Mundial como Diego entonces. Tal vez. podría compararse con lo que hizo Ronaldo en el Mundial 2002. Por eso Beckenbauer le temía un poco, quizá demasiado. Nosotros teníamos muchos defensores, y yo estaba en la ofensiva. Teníamos dos delanteros y dos volantes ofensivos, uno era yo que jugaba de 8. Pero Franz me retrasó, me sumó a la defensa, y no puso a otro delantero. Nos mantuvimos con seis jugadores defensivos y me sumó a mí, con lo cual quedaron apenas tres jugadores en la ofensiva. Beckenbauer tenía demasiado respeto por Maradona y traicionó el estilo. Con él tuvo todo el respeto que no tuvo con Platini en las semifinales. Porque en aquel partido fue otro compañero quien marcó a Platini. No yo. Y a Francia le ganamos [2-0, en Guadalajara]. Entonces, ¿por qué cambió? Porque Maradona era Maradona. En ese momento, Maradona era el mejor del mundo.

-¿Si el rival tiene al mejor del mundo no conviene cambiar el sistema?

-¡Noooo! Porque cuando volvimos a la normalidad demostramos que podíamos generar situaciones de riesgo, córners y hasta empatar 2-2 el partido. Antes, no habíamos podido pasar la mitad de la cancha. No me gusta criticar a Franz Beckenbauer porque lo considero un segundo padre. Lo digo porque él mismo lo reconoció alguna vez. Y cuatro años más tarde, yo no marqué a Maradona y me sentí mucho más cómodo porque fui un jugador ofensivo. Muchas veces me peleé con mi entrenador en Inter, Giovanni Trapattoni, que era un cultor del catenaccio. Yo venía del Bayern Munich, y Trapattoni nos decía constantemente que nos tiráramos más atrás, ¡y yo tiraba a todos para adelante! Entonces después del partido me decía: “¿Por qué no me hiciste caso?” “¡Porque tenemos que atacar!”, le decía yo. “En lugar de 1 a 0 podíamos haber ganado 4 a 0”, le insistía. Y él me respondía: “Bueno, pero ganamos”. Sucede que él quería estar 100% seguro de que no nos iban a marcar goles.. Y yo desde niño siempre quise atacar.

-En Italia 90, ¿dónde estabas ubicado cuando se produce la jugada del penal en la final?

-Estaba muy bien ubicado. Yo veo que hay un contacto, pero para mí no fue suficiente para cobrar penal. En un partido así, si va a cobrar un penal, el árbitro tiene que estar 100% seguro de que la infracción fue clara. Y para mí no fue tan clara. Pero no creo que haya sido a propósito. Tal vez él estaba en una posición diferente y para él fue claro. Igual, para mí hubo un penal muy claro para Alemania 20 minutos antes: del arquero Goycochea a Klaus Augenthaler.

-También hubo uno en el área alemana, una falta sobre Calderón.

-¿En serio? No lo recuerdo. ¿De verdad? Si la Argentina no nos atacó… ¿Cómo pudieron tener un penal si nunca pisaron el área?

(Tomado de La nación)

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar